Jung: la vida es símbolo

Aunque no seamos conscientes de ello, los símbolos nos envuelven en nuestra vida cotidiana. Además de que son el lenguaje onírico por excelencia, con frecuencia, recurrimos a términos simbólicos para expresar conceptos para los que no encontramos una definición exacta. Jung se dio cuenta de ello y formuló la famosa tesis del inconsciente colectivo que nos ayudará a entender el simbolismo que encierran los objetos o elementos más variopintos que nos rodean.

A pesar de que los seres humanos utilizamos la palabra hablada o escrita para expresar el significado de lo que deseamos transmitir, nuestro lenguaje está repleto de símbolos, signos o imágenes que no tienen porqué ser especialmente descriptivos. Tal es el caso de siglas como UNICEF, OTAN u OVNI. En estos casos, las siglas actúan como signos.

Otros ejemplos de signos los encontramos en el mundo publicitario porque, por lo general, no somos especialmente conscientes de que algunas marcas comerciales adquieren un significado inteligible gracias a su uso común o a determinadas campañas publicitarias: véase el caso de los tampax o los kleenex –son marcas publicitarias tan extendidas que a casi nadie se le ocurre pedir al tendero unos tampones o unos pañuelos de papel-. En estos casos, los signos tan sólo cumplen la función de destacar los objetos o productos a los que están vinculados. Es importante distinguir el concepto “signo” de “símbolo” puesto que a veces se producen confusiones.

Deja una respuesta

Cerrar menú